Teatro breve del Siglo de Oro
AA. VV.

Sátira

Teatro breve del Siglo de Oro

Advertisement

Teatro disponible en Español


Las loas y entremeses, piezas teatrales de corta duración que solían acompañar con frecuencia a comedias y autos sacramentales, son dos de las formas de teatro breve más cultivadas por los grandes dramaturgos del Siglo de Oro. De simples introduccion ...

5€ Gratis por registrarte en Fintonic


Puedes comparlo a través de tiendas externas

Teatro breve del Siglo de Oro - AA. VV.


Advertisement

Nombre: Teatro breve del Siglo de Oro


Escrito por: AA. VV.

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Teatro

Temas: Sátira

Número de páginas: 198

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 2005

Contiene anotaciones



SINOPSIS:

Las loas y entremeses, piezas teatrales de corta duración que solían acompañar con frecuencia a comedias y autos sacramentales, son dos de las formas de teatro breve más cultivadas por los grandes dramaturgos del Siglo de Oro. De simples introducciones al espectáculo y entretenimiento entre los diversos actos de las comedias, pasaron a ser verdaderas obras maestras de la mano de autores como Lope de Rueda, Agustín de Rojas, Alonso de Castillo Solórzano, Hurtado de Mendoza, Calderón de la Barca y, por supuesto, Miguel de Cervantes, cuyos entremeses son considerados una de las cimas del género.
Ignacio Arellano, uno de los máximos especialistas en literatura del Siglo de Oro, propone en este libro una cuidada selección de estas formas de teatro breve que ayudará al lector a comprender su génesis y evolución. Todo ello, además, se presenta revestido con una introducción, actividades finales y un sólido aparato de notas.

CITAS:
  • A sí propia se arrastra la culebra,
    mas la madre, mirad si es diferente,
    arrastra al que la tiene yernalmente.
    Ítem más, la culebra se hace roscas,
    mas de cualquiera moscatel que asome,
    la madre se las pide y se las come,
    ítem más, la culebra da manzana;
    la madre pide toda fruta humana.
    Ítem más, que da silbos la culebra,
    y la madre, me corro de decillo,
    hace silbar al triste yernecillo.
    Francisco de Quevedo, «El marido pantasma»
  • Mi marido pierde el juicio
    por una mujer vulgar,
    y yo, en lugar de arañalla,
    muy atada al qué dirán,
    la suelo traer a casa,
    porque no canta muy mal,
    y la aplaudo y la festejo,
    y anda luego sin parar
    el chocolate de espuma,
    hasta que no quiere más.
    Agustín Moreto: «Las galeras de la honra»


Loading...



Deja un comentario



Captcha

Información y reglas