La taza de oro
John Steinbeck

Histórico

La taza de oro

eBook ofrecido por Playster ¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Henry Morgan (1635-1688) es uno de los piratas más famosos y controvertidos surgidos en una época extraordinaria, en la que la piratería era una actividad legal y patriótica que formaba parte de la guerra entre España e Inglaterra. Elegido almirante ...

Puedes comprarlo a través de tiendas externas

Regalamos 5€ por registrarte
5€ Gratis por registrarte en i-say.com
Participa en encuestas, comparte tus opiniones y elige tus regalos. ¡Todo con i-Say!
¡Además participarás en el sorteo de 30 tarjetas de compra prepago por valor de 100 € cada una!


Enlaces para su descarga
La taza de oro - John Steinbeck

Nombre: La taza de oro


Escrito por: John Steinbeck

Traducido por: Ángel Pérez

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Histórico

Número de páginas: 170

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1929

ISBN: 9788435005456




SINOPSIS:

Henry Morgan (1635-1688) es uno de los piratas más famosos y controvertidos surgidos en una época extraordinaria, en la que la piratería era una actividad legal y patriótica que formaba parte de la guerra entre España e Inglaterra. Elegido almirante por los bucaneros en 1666, dirigió una expedición que destruyó Puerto Príncipe y Porto Bello, pero el Premio Nobel John Steinbeck se centra en la conquista de Panamá (la Taza de Oro), de donde Morgan se retiró con un abundante botín, para construir una apasionante novela histórica.

CITAS:
  • Su vida es como un libro lleno de sucesos prodigiosos. Se exalta extraordinariamente a diario por unos botones o por la boda de un vecino. Creo que cuando se tope con la verdadera tragedia, la acumulación de minucias le impedirá verla. Quizá sea una suerte para ella ”se dijo; y luego”: No sé si le afectaría tanto la muerte del rey como la pérdida de uno de los cochinillos rojos de la marrana.
  • Para un anciano, un espanto mayor que la muerte es... que le olviden.
  • Pero no todos los bucaneros eran crueles, ni siquiera violentos. Algunos tenían una extraña vena piadosa. Por ejemplo, el capitán Watling se preocupaba mucho de que toda la tripulación asistiera, de pie y descubierta, al servicio religioso del domingo. Una vez Daniel disparó a un marinero por una irreverencia. Estos marineros rezaban en voz alta antes de la batalla y, si salían victoriosos la mitad de ellos corría a una catedral capturada para entonar el Te Deum, mientras la otra mitad se entregaba al saqueo.


Loading...



Deja un comentario



Captcha

Información y reglas