Infierno en el Paraíso
John D. MacDonald

Policial

Infierno en el Paraíso

eBook ofrecido por Playster ¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


En esta nueva novela, John D. MacDonald desarrolla sus famosas dotes de novelista: diálogo cínico y fluido, brillante descripción de ambientes y una trama ágil llena de acción y de suspense. La intriga se sitúa en Hawai y Honoloulou, a bordo de barco ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


Únete y recibe encuestas que canjearás por libros
Únete y recibe un descuento de un 5% en


Enlaces para su descarga

Nombre: Infierno en el Paraíso


Escrito por: John D. MacDonald

Traducido por: Gerardo di Masso

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial

Número de páginas: 228

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1973

Contiene anotaciones



SINOPSIS:

En esta nueva novela, John D. MacDonald desarrolla sus famosas dotes de novelista: diálogo cínico y fluido, brillante descripción de ambientes y una trama ágil llena de acción y de suspense. La intriga se sitúa en Hawai y Honoloulou, a bordo de barcos de recreo y combina el amor y el misterio por partes iguales.
Publicada también en español como «El lamento turquesa».

CITAS:
  • Hay tantos viejos que llegan y se mueren todo el tiempo. Te hace pensar sobre el tiempo que pasa, como si estuvieras en un tren que nunca se detiene y miras por la ventanilla y ves las cosas que desfilan velozmente y sabes que nunca las verás de otra manera.
  • Si un hombre dice que su esposa se cayó o saltó por la borda, yo pensaría que la empujaron, no importa cuántos años haga que han navegado por los océanos. Entonces investigas y descubres que hace menos de dos años que estaban casados, que todo el dinero es de ella. Y cualquier idiota se daría cuenta de que él tendría que tener un cadáver a bordo, o pasaría mucho tiempo y habría un montón de gastos legales.
  • De casi todas las experiencias se obtiene algo útil. A veces uno no sabe lo que es hasta hacerlo girar y mirarlo a contraluz, hasta haberlo sopesado. Yo había aprendido que ningún tesoro descubierto es casi tan bueno como encontrarlo. Yo había tenido la fortuna de conservar el vivido recuerdo de esa pieza de oro brillando bajo el sol mexicano. Y la moneda. Los llevaría para siempre en mi memoria.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas